Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Algunas enfermedades que se previenen con las vacunas, como la tos ferina y la varicela, todavía son comunes en los Estados Unidos. Otras enfermedades ya no lo son, gracias a las vacunas como la de la polio y la rubeola. Sin embargo, la pandemia del COVID-19 nos mostró que somos una sociedad global y lo rápido que puede propagarse una enfermedad. Si los niños no tienen todas sus vacunas, se pueden enfermar de gravedad y propagar la enfermedad en su comunidad.